Dinámicas de grupo: en qué consisten.

dinamica

Las dinámicas de grupo son una herramienta selectiva grupal que consiste en la reunión en torno a una mesa a un número variable de aspirantes a un puesto, generalmente entre 6 y 8 personas para discutir un tema directamente relacionado o no con las funciones del puesto a cubrir.

Se trata de una técnica predictiva ya que en el curso de un ejercicio de interacción grupal se ponen de manifiesto rasgos de la personalidad de cada sujeto como pueden ser sus dotes de liderazgo, su capacidad de comunicación, asertividad, etc.
Las dinámicas de grupo se realizan en habitaciones amplias con una mesa rectangular con sillas, dispuestas también en la cabecera de la mesa. Generalmente nadie se sienta en las cabeceras y si algún participante lo hace suelen querer liderar el grupo.
Los temas que se debaten pueden ser de temática variada: empresarial, resolución de un ejercicio en el que se tiene que llegar a una solución de consenso en un tiempo aproximado de una hora.
Los observadores se mantienen de pie y van tomando notas sobre la evolución del ejercicio y las aportaciones que van haciendo los participantes para la resolución del ejercicio pero sobre todo se fijan en aspectos del comportamiento de los candidatos tales como su autopresentación al grupo, expresión oral, control emocional, extroversión o introversión, pasividad o dinamismo, liderazgo, razonamiento o cooperación.
Este tipo de técnica no se emplea para todos los procesos de selección, generalmente se utilizan en selección de recién licenciados o para puestos en los que se requiera una fuerte capacidad para relacionarse con grupos, capacidad de convicción, capacidad de expresarse, liderazgo… como es habitual en puestos comerciales o directivos.
Consejos prácticos
Generalmente la dinámica comienza con la autopresentación de cada uno de los participantes al resto del grupo en las que se explica: quién es, por qué están allí, cuáles son sus metas, y algún rasgo de carácter personal. Ejemplo de una buena autopresentación sería la de dar tu nombre, la razón del por qué has mandado tu CV a la empresa, por qué te gustaría trabajar en ella y las razones por las que crees que lo harías bien.
Durante la evolución del ejercicio, muéstrate activo y contribuye a la resolución del caso, propón soluciones al grupo de forma diplomática –sin tratar de imponerte a los demás- pero segura. Si nadie se atreve a romper el hielo, un buen comienzo podría ser sugerir que alguien haga de moderador y que la gente participe pidiendo la palabra ordenadamente. Si en tu grupo hay personas que se muestran más tímidas, ayúdalas a participar y a integrarse en el grupo. Escucha atentamente lo que el resto de participantes expliquen, se considera un rasgo muy negativo no prestar atención a otras opiniones aunque no coincidan con la tuya. Cuando haya finalizado el tiempo de resolución, intenta llegar a una solución de consenso proponiendo una votación por ejemplo o haciendo un resumen oral de las conclusiones más importantes.
Recuerda que lo importante no es la resolución del caso si no cómo te comportas durante el mismo.