Preguntas en la primera entrevista.

Preguntas  en la primera entrevista

Al final de la entrevista de selección siempre se les anima  a los candidatos a que planteen las preguntas que necesiten hacer: Es conveniente tener preparadas de antemano las preguntas pues en muchas ocasiones los nervios pueden jugar en nuestra contra y el no formularlas no causan una buena impresión: el entrevistador  lo puede interpretar como falta de  interés o de inseguridad.

Las preguntas que el candidato haga ayudan al entrevistador  a formarse un juicio acerca de las inquietudes o motivaciones del candidato, pudiendo resultar decisiva en la evaluación de éste.

Vamos a ver las siguientes preguntas como un buen ejemplo de lo que el candidato puede plantear a lo largo o al final  de la entrevista:

  • Cuáles serían exactamente mis funciones?
  • De quién dependería?
  • Cuál es el objetivo del puesto?
  • Puede describirme la cultura de la empresa?
  • A qué mercados se dirige la empresa actualmente?
  • Qué tipo de clientela tiene la empresa?
  • Qué posibilidades hay de crecimiento dentro de la empresa?
  • Existe algún tipo de evaluación del desempeño?
  • Qué características tienen el resto del equipo?
  • Cuál es la competencia directa?

Estas cuestiones –centradas sobre aspectos del trabajo-  se valoran positivamente y se interpretan como una señal de interés del candidato sobre el trabajo y sobre la empresa. Por supuesto es conveniente preguntar cuál es el siguiente paso del proceso de selección y si le mantendrán informados tanto si son seleccionados como si no.

A continuación vamos a mostrar ejemplos reales de preguntas inadecuadas en una primera entrevista:

  • Si empiezo a trabajo ahora ¿cuándo podría coger vacaciones?
  • ¿Cuántos días personales puedo coger al año?
  • ¿Dispondré de móvil de empresa?
  • ¿Los viernes por la tarde se trabaja?

La impresión que se da al plantear este tipo de cuestiones es que el candidato se preocupa más de aspectos que no tienen nada que ver con el desempeño en el puesto o con la futura empresa y que su motivación hacia el trabajo no es la adecuada.

Finalmente, en cuanto al tema del salario, mejor esperar a que este aspecto lo plantee  el entrevistador –en la primera entrevista ya se hablará sobre este tema pero deje que la iniciativa la lleve el entrevistador-. Recuerde, preguntar aspectos sobre el trabajo y sobre la empresa. En las siguientes entrevistas, conforme el proceso avance podrá solicitar más información  sobre cualquier otro aspecto concreto.