SATISFACCION

 

Cómo motivar en época de crisis

En épocas de crisis económica en que muchas empresas sufren para mantenerse a flote resulta  difícil utilizar las recompensas salariales como variable para aumentar la motivación de los empleados o para retenerlos.

Aunque el salario constituye  uno de los factores más importantes para los empleados a la hora de valorar un empleo –además de la seguridad laboral y las perspectivas de futuro-, existen otras herramientas que pueden ayudar a mejorar la motivación de éstos sin que su aplicación suponga un elevado esfuerzo económico para las empresas.

¿Qué otros aspectos valoran los empleados aparte del salario?

1.- Conciliación

La posibilidad de conciliación laboral y personal constituye un factor decisivo el cual puede conseguirse mediante la aplicación de un horario de trabajo flexible o la posibilidad del teletrabajo en determinados puestos. Un horario laboral equilibrado revierte en la mejora del clima laboral y en el aumento del nivel de satisfacción de las personas trabajadoras en un 36,7%.

Por otro lado, las empresas    que han  utilizado la fórmula del teletrabajo  han registrado múltiples casos de éxito como son el incremento en productividad, menores tasas de incapacidad por enfermedad y de rotación.

  1. Ambiente de trabajo agradable y reconocimiento.

Las principales razones por la que los empleados abandonan una empresa son por una remuneración insuficiente o falta de oportunidades laborales pero un ambiente de trabajo desagradable constituye la tercera razón en orden de importancia para querer abandonar una empresa.

¿Cómo lo miden los empleados? Según un estudio efectuado por Randstad, el ambiente agradable de trabajo está principalmente relacionado con sentirse parte de un equipo, seguido de una comunicación abierta y honesta en la que les quede claro qué es lo que se espera de ellos y del reconocimiento por el trabajo bien hecho.

El reconocimiento a los empleados es una herramienta de motivación  cuyo efecto está demostrado que se mantiene en el largo plazo. Esto que en principio parece sencillo de aplicar – después de todo los elogios son gratis- en la práctica no se lleva a cabo de forma habitual  y muy pocas empresas reconocen los logros de su personal.

  1. Formación

La mayoría de los trabajadores valoran la mejora continuada a lo largo de su carrera y hasta las pequeñas empresas pueden ofrecer  formación a sus empleados a través de  la Fundación Tripartita o cursos específicos facilitados por sus proveedores.

Asimismo, se puede ofrecer la asistencia a diversos eventos –ferias, seminarios-  que se organicen en el sector de actividad de la empresa.

  1. Programas de involucramiento de los empleados

El involucramiento del empleado se define como un proceso participativo que utiliza las ideas y aportaciones de los trabajadores para incrementar su compromiso con los resultados de la empresa. En una encuesta realizada entre empleados españoles sobre qué factores definen para éstos que un trabajo sea interesante, el que “sus ideas sean valoradas por la organización” constituía el más valorado con independencia del nivel de estudios, sexo o edad.

  1. Estilo de dirección

El líder es el espejo en el que se reflejan los colaboradores y desempeñan un papel crítico para garantizar la moral en la organización, especialmente en épocas de crisis.

Si se consigue por parte de los jefes transmitir confianza, comunicar a cada empleado qué es lo que espera de ellos, implicarles en la marcha real de la empresa, éstos se sentirán  involucrados en su organización y ayudarán a crear un ambiente de equipo unido para superar tiempos difíciles.