empleo y web 2.0

Empleo y Web 2.0: cómo potenciar el empleo a través de la Web 2.0

Ayer tuve la oportunidad de participar como oyente  en una webinar organizada por Esade y liderada por Rosaura Alastruey, directora de Proyectos TIC y experta en networking profesional.

El objetivo principal de dicho seminario era poner de manifiesto cómo ha cambiado la búsqueda de empleo y el uso que podemos hacer de la web 2.0; En este sentido, aunque todos tenemos asumido que las redes sociales juegan un importante papel en el campo del recruitment, en la práctica pocos sabemos utilizar y aprovechar el enorme potencial de redes profesionales tan potentes como Linkedin o de otras herramientas tecnológicas como por ejemplo Twitter.

Como expuso Rosaura de forma muy didáctica, la forma tradicional de buscar empleo ha cambiado por completo en los últimos años: el impacto que supuso Internet a finales de los 90 y la aparición de las redes sociales ha supuesto pasar de un modelo en el que las empresas simplemente anunciaban sus ofertas y los potenciales candidatos mandaban sus CVs esperando que con suerte les respondieran,  a un modelo mucho más interactivo, de doble vía entre las empresas y los candidatos.

Por otro lado, la coyuntura económica mundial con el aumento de la incertidumbre ha supuesto la ruptura del concepto “empleo para toda la vida” obligando a las personas a ser más emprendedoras o a buscar “proyectos temporales “en los que puedan encajar.

La web 2.0 es una nueva forma de entender Internet que podríamos resumir en las siglas ITV como expuso la experta: I de interactivo, T de Tags (las palabras clave por las que los candidatos deben posicionarse) y V de Viral. En esta nueva era, los candidatos ya no pueden limitarse a enviar su CV, éstos deben interactuar con las empresas sutilizando todas las herramientas tecnológicas disponibles a su alcance y su creatividad para saber “venderse”.

Asimismo, el networking es crucial para mejorar las posibilidades de encontrar una oportunidad laboral aunque  lamentablemente no lo potenciamos lo suficiente y sólo lo utilizamos cuando nos encontramos en búsqueda activa de empleo.  En este sentido Rosaura Alastruey hizo especial hincapié en la importancia de potenciarlo siempre, tanto de forma presencial como a través de Internet, por ejemplo mediante incorporar hábitos tales como conectarnos cada día en Linkedin para mantener nuestra red de contactos actualizada y un perfil que “invite” a consultarlo .

En este sentido no podemos limitarnos a mandar invitaciones “sin ton ni son”, al contrario, cada invitación debe estar personalizada al destinatario, mostrando cómo podríamos aportar valor a su organización o para futuras colaboraciones.

Otro aspecto que se debe cuidar es saber qué aparece en los resultados del buscador  cuando introducimos nuestros nombres: hay que tener en cuenta que las empresas de RRHH hacen un seguimiento de los candidatos a través de la red y determinados resultados pueden perjudicar nuestra imagen y pueden resultar un motivo de rechazar una candidatura.

En definitiva, todos tenemos que “ponernos las pilas”, tanto las empresas que buscan atraer talento a sus organizaciones y no pueden limitarse a publicar ofertas  como los que están buscando una oportunidad laboral, y entender que las reglas del juego, nos gusten o no, han cambiado. Por muy buenas cualidades que tengas, si no sabes cómo “venderlas” en este contexto hípercompetitivo, tendrás muchas menos posibilidades de lograr tu objetivo.

En otro post mostraremos ejemplos específicos que puedan ayudaros en este sentido.