Entrevista de trabajo Incorpora Selección de personal

Entrevistas de trabajo: Preguntas con “truco”

Artículo publicado en el portal Infojobs y elaborado por nuestra Directora Seyna Gavilá

En todos los procesos de selección se plantean en determinados momentos preguntas que pueden poner en cuestión la candidatura por lo que se hace conveniente tenerlas preparadas con anterioridad a la entrevista.

Algunas de estas preguntas son:

  • Razón para cambiar de empresa

Si el candidato actualmente está trabajando, se le preguntará por qué se plantea un cambio.

La respuesta a esta pregunta le mostrará al entrevistador qué tipo de motivación tiene esta persona con el trabajo o con el puesto. Las razones pueden ser variadas pero lo que el entrevistador quiere averiguar realmente es en qué factores se fija el candidato a la hora de trabajar y si éstos se ajustan a lo que se busca realmente para el puesto.

En este sentido hay que intentar ser lo más honesto posible, no sólo pensando en el que contrata sino en el propio candidato pues de esta manera podrá ver si sus expectativas encajan con lo que la empresa puede ofrecer, evitando así posibles decepciones.

Evidentemente puede darse el caso que el candidato no tenga más remedio que plantearse la búsqueda de un nuevo trabajo por causas objetivas (terminación del contrato, por ejemplo) pero así todo debe esforzarse en mostrar qué aspectos son importantes para él.

  • Por qué se marchó de la empresa anterior o anteriores

El entrevistador querrá saber, en primer lugar, si se fue por propia voluntad o si lo despidieron y, en ambos casos, por qué razón. Hay que tener preparada una respuesta y, aunque se omitan determinados aspectos, se debe ser lo más honesto posible ya que no hay que olvidar que en muchos casos se piden referencias a los antiguos empleadores.

Si  fue despedido como parte de una reducción del personal no tiene porqué haber problemas en reconocerlo. Si  fue despedido por otros motivos, hay que intentar ser lo más honesto y positivo posible.

Los motivos de la marcha voluntaria pueden ser varios: por salario, porque sienten que han tocado techo, porque las condiciones que les habían prometido no se han cumplido, por el horario, por el estilo de liderazgo, …las razones pueden ser muchas y el entrevistador intentará deducir la compatibilidad del candidato con la empresa y su futuro comportamiento.

  • Relaciones con tu jefe superior

Preguntas tales como ¿Cómo era la relación con tu jefe? ¿Qué era lo que menos te gustaba de él? Hay entrevistadores que directamente rechazan a candidatos que hablen mal de sus anteriores jefes o de su empresa aunque los motivos estuvieran justificados ya que aducen  que harán lo mismo cuando se vayan de la siguiente empresa o simplemente porque puedan sospechar que resulta ser una persona conflictiva. En general, aunque tenga sobrados motivos para quejarse de su anterior jefe recomendamos que no entre en valoraciones de ningún tipo.

  • Hobbies

En algunas entrevistas se les pregunta a los candidatos sobre sus aficiones para obtener más información sobre qué tipo de persona es: si le gustan los juegos de equipo o muy competitivos, labores solidarias, labores intelectuales, creativas o manuales, etc.

Recomendamos no “inventarse” aficiones para intentar dar una imagen que no se corresponde a la realidad ya que puede ser motivo para rechazar una candidatura. Veamos un ejemplo real: en una entrevista para una posición junior se deseaba averiguar determinados aspectos del candidato y se preguntó por sus hobbies. La respuesta dada fue el golf y la lectura. Se le preguntó qué libros había leído en los últimos tres meses y no pudo nombrar ninguno. Se le preguntó entonces qué libros había leído en general y éste  contestó que leía periódicos deportivos.

  • ¿Cómo te definirías?

Esta pregunta es un “clásico” y sin embargo en no pocas ocasiones los candidatos contestan con un “no sé….”. ¿Qué es lo que intenta averiguar el entrevistador? Básicamente conocer la autopercepción del entrevistado: Aunque la propia observación del entrevistador nos puede aportar mucha información, es necesaria contrastarla con la percepción del propio interesado. En ocasiones no hay modo de conseguirla y lo que esto nos indica es un  problema de personalidad ya que el autoconocimiento es un rasgo de madurez personal. Conviene, por lo tanto, trabajar con calma este punto, analizar los puntos fuertes y débiles de cada uno basándose en la propia experiencia profesional y para los más jóvenes, en su trayectoria académica.